La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Tiñosas en una Ciudad Maravilla
    En una Habana ruinosa y pestilente, las corroñosas auras sobrevuelan y
    anidan en el emblemático Hotel Habana Libre
    viernes, diciembre 5, 2014 | Tania Díaz Castro

    LA HABANA, Cuba. — Precisamente por estos días que el gobierno cubano
    espera a través de un concurso organizado por la fundación suiza New7
    Wonders Cities, que La Habana se convierta en una de las trece Ciudades
    Maravillas del Mundo, las auras tiñosas están alebrestadas, como si
    anduvieran de fiesta. No quieren perder su protagonismo en el paisaje
    capitalino.

    En medio de una ciudad que atraviesa los años más críticos, medio en
    ruinas y sucia, nuestras auras tiñosas se agrupan en grandes números, y
    sobrevuelan el último piso del emblemático Hotel Habana Libre.

    Hace días una foto captó más de veinte. Volaban en silencio, tanto en el
    crepúsculo matinal, como al caer la tarde. El excelente olfato de estas
    aves seguramente le dicen que allí, en lo más alto del hotel, donde está
    el Cabaret Turquino y el Salón Panamericano Sierra Maestra -desde donde
    se puede apreciar el espléndido paisaje del Caribe-, encuentran la
    carroña que ellas necesitan para vivir y volar.

    No podríamos decir si se trata de un nuevo mal presagio, o si en
    bandadas, es que llegaron para quedarse aquel 1ro de enero de 1990,
    cuando Fidel Castro anunció el fatídico ¨Período Especial en tiempos de
    Paz¨, se agudizó mucho más el racionamiento de alimentos y La Habana se
    convertía en la capital más sucia de Cuba, según informó hace un par de
    años el periódico Granma.

    Estas aves carroñeras abandonaron bosques, orillas de ríos y campos de
    marabú, para ser parte activa de nuestro entorno, dueñas absolutas y
    huéspedes permanentes de los pisos superiores de los edificios más
    importantes de La Habana.

    Su larga trayectoria es conocida por todos. Tiene más de catorce años.
    En ese tiempo han permutado en muchas ocasiones de edificios. Se les vio
    durante mucho tiempo cuando albergaban el interior de la cúpula del
    Capitolio Nacional, o en las azoteas de numerosos rascacielos del
    Vedado. Actualmente, tienen su casa en el último piso del Hotel Habana
    Libre.

    Las primeras historias macabras que se le conocen ocurrieron en el
    Edificio Focsa, considerado en su momento el más alto de Cuba y
    construido en 1956. Este inmueble, una de las Siete Maravillas de la
    Ingeniería Civil Cubana, fue concebido para viviendas de los empleados
    de la cadena de radio y televisión CMQ. Ya en la Revolución de Fidel
    Castro, por falta de mantenimiento, el Focsa se transformó en el hábitat
    de estas aves. Dejaban sus huevos y alimentos podridos en balcones y
    baños y se les veía volar bajo por los largos corredores del inmueble,
    para cuidar de sus crías.

    En los últimos años, numerosos periodistas de blogs independientes y
    escritores cubanos se han referido a estos personajes carroñeros,
    convertidos ya en un símbolo real y perpetuo de nuestra capital
    habanera, donde falta la verdadera medicina. Como dijera nuestro
    apóstol José Martí: La verdadera medicina no es la cura, sino la que
    precave: la higiene es la verdadera medicina.

    Source: Tiñosas en una Ciudad Maravilla | Cubanet –
    http://www.cubanet.org/actualidad/actualidad-destacados/tinosas-en-una-ciudad-maravilla/

    Tags: , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    December 2014
    M T W T F S S
    « Nov   Jan »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
    Archives