La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    «No tengo por qué vivir con miedo»
    YANIA SUÁREZ | La Habana | 31 Ene 2015 – 10:20 am.

    30 de diciembre: DDC conversa con David D’Omni, que estrena disco:
    ‘Recopilando historias’.

    David D’Omni ha presentado su nuevo CD de free hop, Recopilando
    historias, en su casa de Guanabacoa. Formado en el movimiento de hip hop
    de Alamar y en el grupo poético OMNI-Zona Franca, su talento es bien
    conocido en el ambiente underground habanero, no así en los medios
    estatales, que lo evitan. En esta entrevista con DIARIO DE CUBA, David
    D’Omni también nos cuenta de los sucesos del pasado 30 de diciembre.

    ¿Qué distingue este disco?

    El tiempo que llevo haciendo música es lo primero: mi relación con las
    máquinas, con el software. Segundo, es algo terapéutico.

    ¿Por qué?

    Estoy haciendo cierta catarsis. Siempre mantengo mi talla fresca (no
    estoy mal: en verdad no creo que nadie tenga el poder pa darme o
    quitarme mi libertad), pero soy un ser humano y me gustaría vivir como
    artista aquí en Cuba. Lo lógico es que yo tenga una peña y no puede ser.
    Por eso me empingo cuando sale una noticia como esa de la USAID (que si
    le pagaron a artistas independientes en Cuba) cuando ellos [el Gobierno]
    saben que aquí ningún artista independiente puede buscar dinero en
    ningún lugar y tienen que verse obligados a estar presentándose pa becas
    allá afuera, hacer crowdfunding pa que la gente les mande dinero…

    La otra parte es la censura: cuando consigo una aparición en una peña
    siempre hay un problema y lo que me molesta es que no me joden a mí
    (porque ya yo estoy jodido) sino que joden a los que me invitan… El
    disco está cargado de todas esas vivencias. Sin embargo, eso es solo una
    parte, un matiz. Yo hago arte por necesidad, no por “ser un artista”.

    En tus canciones siempre hay, no didactismo, pero sí la intención de
    transmitir un conocimiento. Ese conocimiento ¿de dónde viene?

    De atrás, de siempre, no hay nada nuevo…

    Pero de dónde te viene a ti…

    No es lo mismo hablar de paz que estar en paz. No es lo mismo hablar de
    amor que sentir amor. Hay otra cosa que es un estado del ser y yo en
    esta búsqueda de un estado del ser, en mi búsqueda (las contradicciones
    que he encontrado en mi camino, las soluciones que he hallado, las
    herramientas), he ido armando un discurso.

    Al mismo tiempo, noto más la parte alegre de esa búsqueda ¿Eso es
    deliberado?

    No, esa es una tendencia de mi alma natural. Yo desde niño siempre he
    tenido una relación… de animar las cosas, a pesar de mi sufrimiento, he
    sido de animar.

    La poesía es un lugar, pero también tiene de artificio. Uno de los
    méritos de tus canciones (quizás el mayor, al que aspira todo poema) es
    que no parecen tener de artificio ¿Cómo haces para crear?

    Yo tengo un sentimiento que nunca se me quita, que está ahí runruneando,
    que no calla. Yo me pongo aquí a hacer música, a descargar, y al momento
    se me está ocurriendo una letra.

    ¿Y rechazas versos?

    Yo rechazo cuando es adorno, cuando por ejemplo es una palabra que por
    tal de rimar no me dice nada… Mira, si quieres te puedo enseñar mi
    libreta de canciones pa que veas.

    La libreta de David D’Omni tiene las estrofas íntegras, salvo una
    palabra ocasional, o a lo sumo una línea, tachada.

    ¡Entonces la impresión que tenemos es verdad!

    Una talla que taché [señala una palabra], una cosita…

    ¿Y así mismo las grabas?

    Así, de aquí, van pa ahí.

    El 30 de diciembre fue intenso para todos: estaba el performance de
    Tania Bruguera por la tarde y además la clausura del Festival “Poesía
    sin fin”, de OMNI, a la noche. Cuéntame qué pasó.

    Te voy a decir lo que pasó el día anterior. El día anterior yo voy a
    cantar a la peña de Barbarito [Bárbaro el Urbano Vargas], que es mi
    amigo y me invitó. Me llama Tania: “David, estoy en Cuba ¿dónde tu
    estás?” Y fue pallá a cuadrar conmigo qué íbamos a hacer en la Plaza. Me
    explica el performance, me parece muy bueno. “¡Coñó! ¡Un minuto pa que
    los cubanos hablen lo que quieran! ¡Eso está buenísimo la mía! ¿Qué hace
    falta?” “Me hace falta que me ayudes y lleves un audio por si yo no
    puedo llegar”.

    Terminando de hablar con ella, viene la Seguridad y me dice: “¿Tú sabes
    que ella vino a verte a ti namás? Ella no vino a disfrutar de ningún hip
    hop”, y empezaron a hablar mal de Tania, que es mi amiga. Yo les dije:
    “Claro que vino a verme a mi”. “No, que eso es una provocación”. “Claro
    que es una provocación: una provocación necesaria, además…” O sea que
    totalmente me declaré cómplice de lo que íbamos a hacer ahí: que no me
    vinieran a decir “Tú eres un artista, te están usando”, porque esa muela
    que le dan a los artistas a mí no me la pueden dar ya.

    Les dije: “Yo voy pallá con Tania”. Me dijeron: “Bueno, sabes que no te
    vamos a dejar llegar”. Al otro día, me levanto y empiezan las noticias:
    Amury [Pacheco] preso, ese fue el despertar.

    ¿A qué hora cogieron a Amaury?

    Tempranito. Salió a comprar lechugas, él no iba ni pallá: lo trabaron y
    se lo llevaron, y mi teléfono desconectado; o sea que no sabía nada de
    lo que le estaba pasando a nadie… Ah, el día anterior, a la noche, Tania
    me había llamado porque estaba buscando una planta eléctrica (ella
    estaba pa hacerlo de verdad ¿oíste?) y eso fue lo último que supe de
    ella. Entonces, con esas noticias, evidentemente iba a salir y me iban a
    coger. Me fui corriendo, con un amigo mío, por la línea del tren que
    está atrás de mi casa porque el operativo lo montaron en la calle
    central. [A la salida del callejón que conduce a su casa esperaba un
    auto que parecía de la Seguridad]

    ¿Cuántos kilómetros corriste?

    No me acuerdo, corrí con cojones por ahí pallá y salí a otro pueblo.
    Cogí un carro y fui directo hasta la Plaza. Cuando me bajé, ya: prensa
    internacional ahí, y entré rico. Y ya, estuvimos esperando ahí. Tania no
    llegó. Al final, tenía que irme porque tenía “Poesía sin fin” por la
    noche (frente a la casa donde íbamos a hacer el Festival también estaba
    lleno de policías aquello). Me fui a tiempo de la Plaza con unos
    extranjeros. Apenas me fui, cogieron a todo el mundo que quedaba.
    Hicimos el Festival “Poesía sin fin”.

    Sin Amaury Pacheco.

    A Amaury lo soltaron al otro día, tuvimos que estar todo el tiempo
    diciendo en el Festival “Amaury en estos momentos está preso”.

    ¿Nunca has temido que te apresen?

    Imagínate tú… eso de vivir con miedo. Uno se cuida, pero uno se cuida el
    alma sobre todo. Yo no he hecho nada malo y no tengo por qué vivir con
    miedo.

    Source: «No tengo por qué vivir con miedo» | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/cultura/1421848424_12438.html

    Tags: , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    January 2015
    M T W T F S S
    « Dec   Feb »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
    Archives