La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    ¿Por qué no se habla del otro embargo?
    JORGE A. SANGUINETTY | Washington | 24 Feb 2015 – 10:16 am.

    Las restricciones comerciales y de todo tipo impuestas por el castrismo
    a los cubanos son la principal causa de la pobreza en la Isla.

    Como se sabe, el embargo de Estados Unidos a la economía cubana es un
    conjunto de restricciones que impide las relaciones comerciales entre
    ambos países. Tal embargo coexiste desde su comienzo en 1961 con las
    restricciones comerciales y de todo tipo que La Habana impuso ese mismo
    año a la economía de los cubanos y que se mantiene hasta nuestros días
    con algunas modificaciones. No se necesita hacer un análisis económico
    muy profundo para concluir que tales restricciones, o lo que yo llamo el
    “embargo interno” o verdadero bloqueo económico, han sido y siguen
    siendo más costosas a la economía nacional que las del embargo de EEUU.

    Entre las restricciones más dañinas se encuentra la prohibición del
    Gobierno cubano de que sus ciudadanos posean o desarrollen empresas
    productivas, con la excepción de algunos pequeños agricultores. Incluso
    en 1968, el trabajo por cuenta propia quedó estrictamente prohibido,
    llegándose al extremo de expropiar a los vendedores callejeros. Desde la
    caída de la Unión Soviética, sin embargo y en los últimos pocos años, el
    gobierno se vio forzado a levantar marginalmente esta absurda
    restricción a la economía de los cubanos. Esto se debió a que la
    creciente insolvencia y endeudamiento de Cuba no le permitía al Gobierno
    mantener a todos los cubanos empleados por el Estado.

    Un segundo grupo de restricciones limita la actividad de los cubanos
    como consumidores, sujetos desde 1962 a un rígido régimen de
    racionamiento y a la necesidad de recurrir al mercado negro para obtener
    abastecimientos básicos. Parte del régimen de racionamiento incluye el
    hecho de que es el Gobierno quién determina centralmente lo que los
    cubanos van a consumir o pueden comprar, de manera que el concepto de
    “soberanía del consumidor” no existe en Cuba.

    Otra restricción crítica es la del comercio, tanto doméstico como
    internacional. En 1961 Fidel Castro estableció el monopolio absoluto de
    ambas formas de comercio, liberándose la del comercio interior en una
    medida muy limitada en los últimos años. No obstante perduran muchas
    regulaciones como el control de precios de las mercancías disponibles y
    los cobros de elevados impuestos confiscatorios junto a muchos
    requisitos burocráticos como permisos y licencias para operar cualquier
    negocio.

    A la larga lista de restricciones hay que sumar las que minimizan la
    libertad de los trabajadores para laborar en donde pueden ser más
    productivos y tengan mejor remuneración y beneficios. O sea, como casi
    todas las empresas son estatales y administradas centralmente, el
    Gobierno es casi el único empleador, lo que se llama en economía un
    monopsonio, cuyo resultado, combinado con su carácter de monopolio, es
    que el ciudadano como trabajador y como consumidor carece de casi todo
    poder económico.

    Las restricciones económicas impuestas por el Gobierno cubano son tantas
    que no las puedo detallar aquí. Sin embargo es importante señalar que
    dichas restricciones económicas están reforzadas por innumerables
    restricciones políticas y de derechos civiles. De hecho, la revolución
    cubana ha utilizado la economía nacional como un instrumento de control
    político, comenzando con las expropiaciones masivas de 1960 y las otras
    medidas que prosiguieron. En realidad el desarrollo económico de Cuba y
    el mejoramiento de las condiciones de vida de los cubanos han estado
    supeditados a la agenda personal de los gobernantes. Esto ha causado la
    doble depauperación de los cubanos, en lo económico y en lo político y
    civil. En este marco se puede afirmar con todo rigor que el embargo
    interno y no el americano es la causa principal de la regresión
    económica de Cuba y su estancamiento crónico.

    Cuando honesta y rigurosamente examinamos el modo en que ha evolucionado
    el proceso revolucionario en Cuba desde 1959, nos damos cuenta que la
    centralización máxima de poderes económicos en manos de los hermanos
    Castro ha borrado la separación entre lo que es propiedad pública y
    propiedad privada. O sea, por el modo como se toman las decisiones, la
    economía se maneja como si fuera privada (aunque disfrazada de
    socialista), pero de manera muy ineficiente, como si fuera un ministerio
    público.

    Por estas razones siempre me he preguntado por qué los que abogan por el
    levantamiento del embargo de EEUU a la economía de los hermanos Castro
    nunca reconocen el otro embargo, o sea, el bloqueo de ellos a la
    economía de los cubanos. Hay una iniquidad ínsita en las proposiciones
    de levantar el embargo americano sin levantar el otro. Si así fuera,
    como muchos proponen, el resultado sería el de mejorar la economía
    privada de la familia Castro, sus herederos de facto y sus seguidores
    más cercanos, dejando al ciudadano cubano fuera del juego. Por eso yo
    creo que un levantamiento unilateral del embargo de EEUU es moralmente
    injustificable.

    Source: ¿Por qué no se habla del otro embargo? | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1424769412_13049.html

    Tags: , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    February 2015
    M T W T F S S
    « Jan   Mar »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    232425262728  
    Archives