La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    ¡Corre, que llegó la papa!
    “Mi familia llevaba 15 días en la cola para no perder el turno que nos
    dieron. Nosotros no tenemos dinero para comprarles la papa a los
    revendedores”
    jueves, marzo 5, 2015 | Orlando Freire Santana

    LA HABANA, Cuba. -Después de dos semanas en que los vecinos de la zona
    organizaron una cola, durante el día y la noche, para cuando llegaran
    las papas, por fin arribó este lunes el primer camión cargado con el
    tubérculo al mercado agropecuario estatal La Piña, ubicado en el
    municipio Cerro.

    ¡Se podrán imaginar lo que se formó cuando la noticia comenzó a circular
    de boca en boca! La avalancha de personas que llegaron al lugar casi
    desbarata la cola previamente formada. Hombres, mujeres, ancianos y
    niños salieron a toda velocidad de sus casas, con el temor de que
    hubiesen traído pocos sacos de esta vianda tan versátil, la que no
    prueban desde hace aproximadamente un año. Hasta varios trabajadores de
    los centros laborales más cercanos— entre ellos la Unión Nacional de
    Ferrocarriles, y la Escuela de Economía de Ayestarán— dejaron sus
    ocupaciones y corrieron también hacia La Piña.

    Se trata de una situación que se repite año tras año, después que las
    autoridades sacaron la papa de la libreta de racionamiento y liberaron
    su venta. Pero, a diferencia de otros renglones del agro como los
    plátanos, la malanga, el boniato y la yuca, la papa no puede venderse en
    los mercados de oferta-demanda operados por los particulares. Su único
    comercializador es el Estado, que la sitúa en un limitado número de
    placitas, y la vende a un peso cubano la libra, un precio muy alejado de
    lo que indican las fluctuaciones del libre mercado. La venta está
    limitada a 10 libras por persona, pero hay quienes “convencen” a los
    empleados del mercado para que les vendan más cantidad, y así comprar
    para sus familiares, o llenar varias jabas para revender posteriormente
    la papa a aquellas personas que no deseen enrolarse en una cola tan
    temeraria.

    Conversamos con una señora de la tercera edad que salía del mercado con
    sus 10 libras de papa. Lucía extenuada, pero satisfecha tras lograr su
    propósito. “Imagínese, que mi familia llevaba 15 días en la cola para no
    perder el turno que nos dieron. Yo garantizaba la cola por el día, y mi
    esposo y mi yerno lo hacían de noche y madrugada. Porque nosotros no
    tenemos dinero para comprarles la papa a los revendedores, que te piden
    dos dólares por la misma bolsa que te venden en la placita— cinco veces
    por encima del precio oficial—, ni tampoco, por supuesto, podemos ir a
    la shopping de Carlos III y adquirir un paquete de papas prefritas que
    vale 7,50 dólares. Oiga, eso es más de la mitad de mi jubilación mensual”.

    Otra mujer, ésta más joven, miraba la cola desde la acera de enfrente, y
    comentaba ser amante de las papas fritas, o de una buena tortilla de
    papas, pero por nada del mundo se metía en semejante matazón. Seguiría
    comiendo las tortillas de huevo y cebollas solamente. Y también aportaba
    una sugerencia: “Debían poner nuevamente la papa por la libreta de
    abastecimientos. Ha sido un disparate venderlas por la libre, ya que así
    solo la pueden comprar los coleros y los ricos. Con la libreta sabíamos
    que, aunque fuera una vez al año, teníamos la papa asegurada”. Y cuando
    se alejaba dejó escapar una frase que solo escuchamos los que estábamos
    cerca de ella: “Por supuesto, los Machado Ventura y los Díaz Canel no
    tienen que pasar tanto trabajo para comerse un plato de papas fritas”.

    De continuar viniendo las papas a La Piña, es probable que un nuevo
    voceador se incorpore a los que en mi barrio anuncian su mercancía
    desafiando a policías e inspectores. Así, a las galletas con sabor a
    mantequilla, los tamales, las señoritas de vainilla y el maní
    garapiñado, se unirían las jabas de papa.

    Source: ¡Corre, que llegó la papa! | Cubanet –
    http://www.cubanet.org/mas-noticias/corre-que-llego-la-papa/

    Tags: , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    March 2015
    M T W T F S S
    « Feb   Apr »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
    Archives