La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    El menú de Pepe
    Cuando un cubano decide que almorzar todos los días sería una gran cosa
    Waldo Acebo Meireles, Miami | 03/06/2015 10:50 am

    Pepe es un habanero[1] cincuentón, que vive solo en su pequeño
    apartamento ya que su mujer se fue de visita a ver a una hermana y “se
    quedó”, su único hijo vive con su novia en la casa de la familia de
    ella. Pepe no gana mal, unos 500 pesos [alrededor de $20] al mes y acaba
    de pagar la olla arrocera y el refrigerador, no tiene deudas ya que el
    apartamento está pago.
    Por tanto Pepe, que es un tipo sencillo, sin grandes pretensiones, ha
    considerado que se puede dar algunos lujos y para empezar ha decidido
    tomarse diariamente el vaso de leche que hace años le prometieron, por
    tanto empezó a sacar sus cuentas: la lata de leche condensada le cuesta
    36 pesos y con cinco podría tomarse un vaso de leche diariamente, lo
    cual suma 180 pesos; pero como lo que a él le gusta es el café con leche
    va tener que comprar más, ya que en la bodega solo le dan una onza de
    café, calcula que con tres onzas más el soluciona el problema lo cual le
    va a costar otros 30 pesos, por tanto ha resuelto su desayuno con 210 pesos
    Pepe ha decidido que almorzar todos los días sería una gran cosa, y como
    Pepe no es precisamente un gourmet él cree que arroz con huevo frito
    sería una buena opción para hacer sus almuerzos, quizás un tanto
    aburrido pero nutritivo. Para ello tendrá que comprar más arroz que el
    que recibe por el racionamiento que son 5 libras y según su estimado
    solo le alcanzaría para 20 días, a cuatro onzas por almuerzo, tendrá que
    comprar 40 onzas más lo cual le costará 27 pesos , pero a Pepe le falta
    lo principal: los huevos
    Por la libreta de racionamiento le “tocan” cinco huevos, necesita 21
    más, ya que para los domingos siguiendo una arcaica tradición cubana va
    a planear un almuerzo especial, los cuales a 2,40 pesos cada huevo en la
    shopping va a sumar 50 más los 27 del arroz dan un total de 77 pesos,
    pero va a poder almorzar opíparamente todo el mes y quizás si le agrega
    unos platanitos fritos que le salen a dos pesos el plátano en el “agro”
    pues sería muy feliz, así que le añadimos 15 plátanos para todo el mes
    que son $30, en total $107 para un excelente almuerzo todos los días del
    mes.
    Pero falta la comida [cena] y el almuerzo tardío de los domingos. Pepe
    ha pensado que para las comidas no es necesario incluir ninguna proteína
    ya que con el huevo del almuerzo ya tiene suficiente, entonces con arroz
    y frijoles puede pasarla requetebién. Entonces tendrá que comprar 6½ de
    arroz es decir 4 onzas por comida y la misma cantidad de frijoles. El
    arroz le saldrá en 33 pesos en el “agro” y los frijoles tendrá que
    completarlo también en el “agro” ya que las 10 onzas que le “tocan” no
    van alcanzar eso sumará 82 pesos. Él piensa que habrá que comprar alguna
    cebolla y ajo para condimentar los frijoles y por tanto añade un macito
    de cebolla a 10 pesos y una cabeza de ajo 5, en total las comidas sólo
    le costarán 130 pesos.
    Para los almuerzos del domingo tiene en mente suculentos banquetes: un
    domingo se comerá la mitad del picadillo de soya que le dan racionado,
    es decir 4 onzas y el resto, otras 4 onzas en un domingo alterno. Y lo
    mejor, le queda el pollo que con la libra que tiene asignada al mes por
    la libreta de racionamiento, puede pensar en variar, un domingo ½ libra
    se la comerá frito y la otra ½ hará un festín: arroz con pollo. Quizás
    agregarle al almuerzo del picadillo unas yuquitas, serían unos 3 pesos
    la libra; un ají para el arroz con pollo y como condimento para los
    potajes nocturnos 10 pesos y para cerrar con broche de oro unos tomates
    y pepino de ensalada dominical, agregarle 8 pesos.
    Pepe sacas sus cuentas y la suma es de 468 pesos más los 20 que le
    cuesta sacar los mandados de la bodega le quedan solo 12 pesos de su
    salario, y tiene que pagar unos 3 pesos del agua, alrededor de 50 de
    electricidad y además faltan los gastos de transporte y otras
    menudencias. Pepe se rasca la cabeza y piensa “voy a tener que inventar”.
    [1] El ser habanero tiene su importancia ya que la cuota de
    racionamiento que recibe, y le cuesta unos 20 pesos, puede ser hasta
    tres veces mayor en algunos artículos que la que recibe la población del
    resto del país. Por ejemplo en los años 70’ [quién se acuerda de eso] un
    habanero, de la capital, recibía ¾ de libra de carne, quincenalmente
    mientras que un habanero del campo sólo recibía ¼ de vez en cuando. Eso
    explica por qué los orientales ven a La Habana, la capital, como el
    Dorado, así mismo ven los habaneros a Miami.

    Source: El menú de Pepe – Artículos – Cuba – Cuba Encuentro –
    http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/el-menu-de-pepe-322946

    Tags: , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    June 2015
    M T W T F S S
    « May   Jul »
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930  
    Archives