La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Cojinúas… y “cojinúos”
    “¿El ocho…? ¡Qué lindo tú eres, eh Sánchez! ¿Y yo qué soy… el
    dieciséis?”, se escuchó una voz de mujer desde el portal, seguida de
    risas. “¿¡Los niños no comen!?”, espetó otra
    jueves, julio 23, 2015 | Alberto Méndez Castelló

    LAS TUNAS, Cuba. – “Soy el oooocho. ¡El ooooocho!”, dijo un borracho al
    amanecer de este jueves, deteniéndose en mitad de la calle, frente al
    establecimiento pesquero.

    Al otro lado, en el portal de la casa de la esquina, un grupo de
    hombres, mujeres y niños, permanecían sentados en el piso. Otros, se
    apiñaban junto al muro de la pescadería, mientras un tercer grupo,
    habíamos encontrado acomodo en el bordillo de la callejuela.

    “¿El ocho…? ¡Qué lindo tú eres, eh Sánchez! ¿Y yo qué soy… el
    dieciséis?”, se escuchó una voz de mujer desde el portal, seguida de risas.

    Los del portal habían pasado la noche allí y eran dueños de la
    situación. Nosotros no.

    La corrida de las cojinúas recién había comenzado. Pero, llegados a las
    tres de la madrugada, para situarnos en cola este tercer día de venta de
    pescados, como un garrotazo recibimos la noticia:

    “Ya ni la pesquera es de Puerto Padre”.

    “¡Cómo…!!!!”

    “Como lo oye, aquí no hay partido, (comunista) gobierno, ni sindicatos
    ni nada”, dijo un albañil del Ministerio de la Construcción (MICONS), al
    final de su relato, en el que afirmaba, sólo haber recibido en el mes
    trescientos veinte pesos de paga, luego de haber trabajado cuatro
    semanas de lunes a sábado.

    “Con eso no puedo ir a las TRD, (Tiendas Recaudadoras de Divisas) por
    eso estoy aquí, para ver si consigo pescado a 17 pesos el kilogramo
    aunque sea con tripas y todo, y mire, ni eso”, dijo el albañil.

    La radio local informó este lunes del buen inicio de la corrida de la
    cojinúa y la venta racionada de 5 kilogramos de pescado por persona para
    “evitar revendedores”.

    Pero los “revendedores” estaban dentro de la propia institución estatal:
    ya el establecimiento pesquero no pertenecía al municipio de Puerto
    Padre, sino al de Manzanillo. Y hacia allá iba buena parte del pescado.
    De hecho, este jueves habían reducido el racionamiento de 5 kilogramos a
    sólo 2 kilogramos per cápita.

    Se decía de un arribo de dos toneladas de cojinúas este miércoles. Pero
    a Puerto Padre sólo correspondían cuatrocientos kilogramos. Y eso lo
    sabían quienes se habían atrincherado en el portal de la esquina. Y para
    eso habían traído a los chicos con ellos: para ponerlos en cola.

    “¿¡Los niños no comen!?”, espetó iracunda una mujer, a quienes algunos
    criticaron poner los hijos delante en la cola de las cojinúas.

    “Yo lo siento por la gente de Puerto Padre que ahora tiene menos
    pescado. Pero Tunas (la provincia) es la última carta de la baraja. Ni
    nos pagaban conforme al trabajo, ni suministraban petróleo ni reparaban
    los barcos. Mucho antes Manzanillo debió hacerse cargo de esto; (el
    establecimiento pesquero) ahora nos pagan lo debido, las embarcaciones
    están en buen estado y nos suministran el petróleo y los víveres
    necesarios”, dijo un pescador a este cronista pidiendo no ser identificado.

    Si en verdad estuviera apto en lógica, tocaría al Partido Comunista “(…)
    fuerza dirigente superior del Estado”, según el Artículo 5 de la
    Constitución de la República, responder por qué desde el municipio
    Manzanillo, en la provincia Granma, tienen que administrar y usufructuar
    los recursos pesqueros del municipio Puerto Padre en la provincia Las
    Tunas, causando graves desventajas alimentarias a la población local.

    Pero, mientras llega la respuesta del Partido Comunista, ya en la calle
    la gente se ha inventado una. Según dicen, el pescado es para las
    barrigonas.

    Este corresponsal imaginó mujeres embarazadas, pero varias personas en
    cola lo sacaron de su error diciendo a coro:

    “Para las barrigonas de los jefes”.

    Source: Cojinúas… y “cojinúos” | Cubanet –
    https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/cojinuas-y-cojinuos/

    Tags:

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    July 2015
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives