La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    ¡Llegó la jamonada!
    ADRIANA ZAMORA | La Habana | 8 Jul 2015 – 5:41 pm.

    La mayoría de los cubanos tiene que comer lo que vende el Estado en
    moneda nacional, sin saber dónde está hecho ni qué contiene.

    Todas las carnicerías que venden los productos por la libreta tienen más
    días libres en el mes que días de colas. El pollo, pollo por pescado,
    picadillo y mortadela son las únicas ofertas subsidiadas y escasas en el
    mes. El resto de los días, si no está vacía la pizarra, lo común es
    encontrar productos liberados como “jamonada especial”, picadillo,
    “jamón viki” y “salame” en precios que oscilan entre los 10 y los 30
    pesos cubanos (CUP).

    Como los de la canasta básica, estos alimentos son vendidos sin
    envoltura, sin una indicación de qué ingredientes contienen, ni dónde
    fueron elaborados. Para averiguar su calidad o si se es alérgico a
    alguno de los componentes, el consumidor solo tiene una opción:
    probarlos a ver qué pasa.

    “Yo los compro porque no me queda otra opción”, asegura Magda, una
    jubilada. “Y todavía están caros para lo que yo gano. Pero, la verdad,
    todavía no sé en qué se diferencia la jamonada normal de la jamonada
    especial. Será el precio, porque la calidad…”

    Tomás, que rellena fosforeras frente a una de esas carnicerías, comenta:
    “La mayoría de la gente compra y ni pregunta. A veces alguien le dice al
    carnicero que el picadillo estaba bueno, mejor que el de la vez
    anterior. Se supone que es el mismo picadillo, por el mismo precio, pero
    sabe diferente. A mí me pasa con la jamonada, a veces sabe mejor y hasta
    tiene otro color, pero se supone que es la misma”.

    Ni siquiera los carniceros saben dónde se elaboran los productos que
    venden, de manera que el consumidor está desorientado si quiere
    averiguar lo que está comiendo. De ahí surgen miles de especulaciones,
    muchas veces fantásticas.

    “Las croquetas de cinco pesos el paquete las hacen con agua de pescado”,
    dice confiada Maritza, “y el café de la bodega lo mezclan con semillas
    de naranja agria”.

    La inestabilidad en la consistencia y sabor del mismo producto da lugar
    a criterios como el de Osvaldo, quien trabaja como “mensajero” en un
    mercado. “Mis clientes me comentan siempre cuando los productos vienen
    mejores o peores. Yo no tengo respuesta para los cambios de calidad. No
    creo que sea porque cambia la fábrica donde los hacen, así que bromeo
    con mis clientes y les digo que cambiaron ‘la mezcla’. Eso se ve mucho
    en el picadillo, por ejemplo”.

    Silvia, una joven doctora, afirma no consumir ninguno de esos productos
    cárnicos. “Prefiero comer vegetales, que por lo menos sé de dónde
    vinieron. Aunque con eso también hay que tener cuidado, porque las
    frutas las maduran con químicos muchas veces. Pero las jamonadas esas
    del mercado, ni loca”.

    Pero la mayoría de las personas no son como Silvia, sino como Magda:
    comen lo que hay, aunque no sepan de qué está hecho. Y no preguntan.

    “Lo que hay aquí es un problema de protección al consumidor”, explica
    Ernesto, especialista en una empresa de elaboración de alimentos que
    vende en pesos convertibles (CUC) y en CUP. “Nosotros no vendemos
    productos diferentes en las dos monedas, vendemos el mismo, con el mismo
    paquete que lleva todos los datos del producto y de los fabricantes. Eso
    también es una norma de protección al consumidor que se viola
    constantemente”.

    Para Ernesto, la pregunta más importante no es qué ingredientes llevan
    los embutidos que se venden en CUP. “Los ingredientes son los mismos que
    se importan para los que se venden en CUC. La diferencia está en las
    proporciones y, claro, también se elaboran en fábricas diferentes”, explica.

    “Lo que la gente tendría que preguntarse es por qué el que paga en CUC
    tiene derecho a saber los detalles del producto, incluyendo el
    fabricante al que pueden reclamarle por la calidad, y el que paga en CUP
    ni siquiera sabe lo que se está comiendo”, concluye.

    Source: ¡Llegó la jamonada! | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1436373691_15585.html

    Tags: ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    July 2015
    M T W T F S S
    « Jun   Aug »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives