La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Angustia de fin de mes en una carnicería de barrio
    VICENTE MORÍN AGUADO | La Habana | 5 Sep 2015 – 8:38 am.

    ‘Nos tuvieron durante semanas como el cocodrilo, con la boca abierta
    esperando el bocado’, dice un anciano.

    Unidad El Pastor, La Habana, minutos antes de la 1:00 de la tarde del 31
    de agosto. Parece que van a “matar a Lola” por adelantado. El
    dependiente recoge algunas libretas de racionamiento y pide atención:
    “Con esto sobra, los demás quedan hasta las 4:30”, dice.

    La cola sobrepasaba las 50 personas. “¿Es que ustedes tienen muchos
    censados, varias bodegas?”, pregunta un cliente. “Atendemos tres
    —responde el bodeguero— pero esto no es lo principal; llegaron todos los
    productos de una vez y la gente quiere comprar lo suyo. Para los pobres,
    la mayoría, es un salvavidas”.

    Varios pizarrones escritos con tiza blanca anuncian: “Pescado de dieta.
    Pescado de población. Pollo para niños menores de 14 años. Huevo de
    población. Huevo de dietas. Dieta de carne de res”. El detalle está en
    que, excepto los huevos, cada cárnico tiene su fecha específica de
    vencimiento. Es decir, se compra o se pierde.

    En la cola aparece el descontento. Cerrarán dentro de unos minutos, los
    clientes deberán esperar tres horas y media hasta la reapertura. Si
    abandonan el sitio, pierden el turno y, en dependencia de los productos
    que les corresponden, pende sobre cada consumidor el peligro del
    vencimiento.

    “Es que todo vino junto, el último día del mes, una maldad”, comenta una
    mujer. “Además, tienen una sola pesa, están las dietas… vaya, hoy nos
    vamos de aquí a las 6:00 de la tarde con buen tiempo”, dice otra. “Y lo
    que no compres en tiempo y forma, se lo llevan los de adentro”, remata
    la primera.

    Jesús, un señor alegre, dueño de una de las mejores discotecas de música
    cubana de los años 50, interpela a su vecina que viene con paso difícil,
    apoyada en un bastón: “¿Marta Elena, y de la OFICODA (registro de
    consumidores) qué?”.

    “Aquello parece que va a hablar Fidel”, responde la mujer. “La gente
    reclamando sus dietas, imagínate, raspándole lo posible al Gobierno”.

    “¿Pero tú resolviste?”, insiste Jesús. “¡Claro! —contesta con
    satisfacción Marta Elena— por eso vengo a marcar, porque me justificaron
    la dieta especial, un poquito más de comida para la casa”.

    Carlos Pérez acaba de salir con su jabita de nylon, sobresalen las
    colas de dos jureles y en el fondo marcan sus formas los muslos con
    contra muslos de pollo congelado. Alguien lo ayuda con los huevos. Van a
    ser la 1:00 de la tarde. Al menos durante los próximos días el abuelo
    masticará.

    “Nos tuvieron durante semanas como el cocodrilo, con la boca abierta
    esperando el bocado”, dice.

    Source: Angustia de fin de mes en una carnicería de barrio | Diario de
    Cuba – http://www.diariodecuba.com/cuba/1441396795_16728.html

    Tags: ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    September 2015
    M T W T F S S
    « Aug   Oct »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    Archives