La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Euforia en La Habana profunda
    JORGE OLIVERA CASTILLO | La Habana | 9 Sep 2015 – 11:03 am.

    Aunque el desabastecimiento continúa, esta semana se reparte la libra de
    pollo per cápita.

    Un rapto de felicidad debe estar presente en los rostros de los cubanos
    que residen en los municipios Centro Habana y Habana Vieja, y que
    dependen única y exclusivamente del sueldo que reciben en las
    instituciones estatales donde desempeñan su trabajo.

    En Cuba el salario promedio continúa sin sobrepasar los 30 dólares al mes.

    El motivo de la alegría radica en que durante la presente semana se
    entregará la libra de pollo per cápita a precios subsidiados.

    Una oferta de papá Estado que se mantiene entre el vaivén de las
    irregularidades a causa de las exiguas existencias del producto en los
    almacenes y a expensas del habitual robo en el pesaje de los carniceros.

    Las noticias sobre los cárnicos que se adquieren con la libreta de
    racionamiento, publicadas en el semanario local Tribuna de La Habana se
    riegan como pólvora en los vecindarios.

    Es el acicate para el fluir de un júbilo, al que no le falta
    espontaneidad y resignación.

    El pollo se ha convertido en un producto de lujo. Encontrarlo en las
    Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) es casi un milagro.

    La reducción de los suministros y el acaparamiento, obligan a la compra
    de salchichas de pésima calidad y picadillos de sabores inciertos.

    Los que no tienen un familiar o amigo en el extranjero que envíe
    remesas, deben estar atentos al recuadro que aparece en la segunda
    página del mencionado órgano de prensa para llevarse a la boca un
    raquítico muslo de pollo.

    La otra alternativa para romper con la monotonía del arroz y los
    frijoles sin rastro de carne, está en el uso y abuso de artimañas para
    robar en los puestos de trabajo todo lo que pueda ser vendido en el
    mercado negro. De esas apropiaciones es que llega la posibilidad de
    pararse delante de las vitrinas de las TRD e ir más allá de los
    hartazgos que suelen agitarse en la imaginación.

    Con estas añadiduras a los ya tradicionales desabastecimientos, se
    amplifican las dudas sobre los beneficios de la reanudación de
    relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

    La idea de que con el anuncio de Obama y Castro, la escasez en Cuba iría
    en retroceso, se desvanece entre los refunfuños del proletariado local y
    los cantos de sirena del poder en relación a las oportunidades de
    superar el estancamiento de la economía, mediante cambios que hasta el
    momento no sobrepasan los límites de la retórica.

    Comer pollo en la Isla tiene que ver, cada vez de forma más notoria, con
    la casualidad.

    En los solares y las cuarterías de la Habana Vieja y Centro Habana se
    nota el regocijo.

    Sus inquilinos se preparan para degustar lo que le toca cada 15 días si
    es que no hay problemas con las disponibilidades o fallan los motores de
    los camiones encargados de la distribución.

    El bajo precio a pagar tiene su lado oscuro. Largas filas bajo un sol de
    mil demonios, con broncas incluidas, por disputarse un lugar
    privilegiado ante el temor de que se acabe el producto y haya que
    esperar hasta el próximo envío.

    Source: Euforia en La Habana profunda | Diario de Cuba –
    http://www.diariodecuba.com/cuba/1441756650_16805.html

    Tags: , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    September 2015
    M T W T F S S
    « Aug   Oct »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    Archives