La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    ¿No renunciar a qué dignidad y a qué justicia social?
    septiembre 30, 2015 6:10 am·

    El Cerro, La Habana, Rogelio Travieso, (PD) Cualquier habitante de este
    planeta Tierra se encuentra obligado por la Carta Magna de su país y las
    leyes.

    Que los cubanos carezcamos de los Derechos Humanos establecidos por la
    ONU, nos ofende. Nos hace sentirnos burlados, cuando escuchamos o leemos
    que no renunciaremos jamás a la dignidad y la justicia social.

    ¿Qué dignidad? ¿Qué justicia social? ¡Es como decir que un hambriento no
    renuncia a seguir teniendo comida! ¿Qué comida?

    ¿Qué se entiende por dignidad? ¿Acaso Transitar por un camino muy bien
    trillado por quienes tomaron el Poder en 1959?

    Actuaron con todo muy calculado, dieron todos los pasos necesarios e
    implantaron un régimen totalitario. Confeccionaron una Constitución a su
    conveniencia, sin Asamblea Constituyente, ni nada parecido.

    El pueblo cubano fue víctima de ese totalitarismo, donde quienes
    lideraban la aun llamada Revolución y el Estado decidían y eran dueños
    hasta de lo más mínimo. Ese pueblo se vio obligado a refrendar un
    referéndum y aprobar esa excluyente Constitución.

    ¿A esto se puede llamar dignidad? Una Constitución que establece la
    existencia de un solo partido. Y ese único partido le dio
    constitucionalmente el carácter de fuerza superior de la sociedad. Es
    decir, por encima del pueblo, que debería ser el soberano.

    ¿A esto se puede llamar dignidad? Un país donde no hay división de
    poderes, lo que provoca que los ciudadanos estén a merced de lo que
    quieran hacer con ellos.

    ¿A esto se puede llamar dignidad? Los cubanos no tienen derecho a
    invertir en su país, pues la Ley de Inversiones excluye a los
    nacionales, es solo para los extranjeros. ¿A ese apartheid se le puede
    llamar dignidad?

    A los cubanos no se les permite manifestarse, las huelgas, las protestas
    públicas, asistir a actos públicos si se disiente del
    Partido-Estado-Gobierno.

    ¿Puede tener dignidad un pueblo al que no se le rinde cuenta?

    La economía cubana está en manos principalmente de los militares y estos
    no rinden cuenta a nadie.

    Durante 30 años Cuba recibió la ayuda de la URSS y el desaparecido campo
    socialista. A tal extremo, que en 1985, en una entrevista de Fidel
    Castro con un congresista y un periodista norteamericano, aseguró que
    estaba garantizado el comercio con esos países. ¿De qué les valió eso a
    los cubanos para una vida mejor?

    A propósito, ¿ya terminaron de condonar todas las deudas contraídas por
    el gobierno cubano?
    ¿Ya olvidamos aquello de la cadena puerto-transporte-economía interna?
    Hubo un tiempo en que el puerto habanero y casi toda la Avenida del
    Puerto siempre estaban repletos de mercancías, contenedores, etc.?
    ¿Dónde fue a parar todo aquello?

    Qué queda hoy de todo lo expropiado por el gobierno castrista, si el
    país está casi destruido, si apenas quedan industrias que funcionen y
    las que funcionan andan muy mal.

    Raúl Castro Ruz, en su reciente discurso en las Naciones Unidas aseguró
    que en Cuba no se renunciará a la justicia social.

    En Cuba se llevó a cabo una revolución para derrocar una dictadura y
    darle al pueblo justicia social, según expresara Fidel Castro Ruz, en el
    juicio de la Causa #37 del Moncada y en su discurso en el Campamento
    Militar de Columbia, el 8 de enero de 1959.

    ¿Es justicia social que en pleno siglo XXI el promedio del salario
    mensual de un trabajador cubano sea el equivalente a menos de 25
    dólares? ¿Es justicia social que el Estado cubano se apropie de la mayor
    parte del salario que pagan los inversionistas extranjeros a los
    empleados nacionales?

    En su alegato “La historia me absolverá” Fidel Castro aseguró que cada
    familia cubana contaría con una vivienda confortable. ¿En 56 años donde
    está el cumplimiento de esa promesa?

    ¿Se puede hablar de justicia social en un país donde desde hace más de
    53 años hay una cartilla de racionamiento de hambre, donde los precios
    de los alimentos no son accesibles para la mayoría de la población?

    Los cubanos, para no vivir miserablemente solo tienen tres opciones:
    irse del país, recibir remesas de los familiares que se han visto
    obligados a marcharse por la falta de libertad y futuro, o adueñarse de
    lo que no les pertenece, pues trabajando honradamente, el salario no da
    para subsistir.

    ¿Para qué ha servido la revolución de los humildes por los humildes y
    para los humildes? Lamentablemente para no tener libertad, para que por
    la Constitución y las leyes tengamos que soportar de por vida a los
    mismos gobernantes y vivamos como vivimos: como miserables. ¡Esa es la
    justicia social que tenemos!

    La crisis cubana no se va a resolver por el restablecimiento de las
    relaciones con Estados Unidos, la visita del Papa Francisco, o el
    discurso de Raúl Castro en Naciones Unidas.

    El régimen castrista fracasó. Son necesarios los cambios políticos
    sociales y económicos. De lo contrario, dada la situación, podemos
    llegar a un final apocalíptico. ¡Todos debemos evitar lo peor!
    rogeliot@nauta.cu; Rogelio Travieso
    *Partido Liberales de Cuba

    Source: ¿No renunciar a qué dignidad y a qué justicia social? |
    Primavera Digital –
    http://primaveradigital.net/no-renunciar-a-que-dignidad-y-a-que-justicia-social/

    Tags: , , , , , , , ,

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    October 2015
    M T W T F S S
    « Sep   Nov »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
    Archives