La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Algunas propuestas para comer en La Habana
    ÍÑIGO FERNÁNDEZ @i_fernandez2011 MAPAS, LIBROS Y PLATOS
    2 enero 2016

    Originalmente, paladares eran lo que regentaban aquellas familias que
    abrían sus hogares a extranjeros para cenar. Uno de los primeros de este
    estilo es precisamente el Gringo Viejo. Hoy en día es más fácil
    encontrar un paladar como tal en cualquier otro lugar de Cuba que en La
    Habana, porque los de la capital han terminado por convertirse en
    restaurantes convencionales, aunque conserven el nombre.

    La Guarida es el restaurante más famoso de La Habana. También uno de los
    más caros. Desde que se popularizó gracias a la película ‘Fresa y
    chocolate’, todos los famosos que visitan la ciudad han cenado alguna
    vez en él. Sus fotos aparecen dispuestas por las paredes de la
    recepción, antiguo salón de acceso del viejo palacete urbano de
    principios de siglo XX en el que se asienta. Luego, los comedores se
    reparten por las antiguas habitaciones, cada uno con un estilo diferente
    y todas con el mismo encanto. Es preciso reservar, porque de lo
    contrario no se cena. También conviene armarse de valor para subir las
    escaleras, porque reina la sensación de que todo puede venirse abajo en
    cualquier momento. Pero no hay peligro. En La Habana esa sensación surge
    a cada paso, al menos durante los primeros días de estancia en la ciudad.

    La Guarida está ubicada en un lugar donde no abundan ni los restaurantes
    ni, en general, los establecimientos para turistas. La calle Concordia,
    en Habana Centro, está muy bien situada -a medio camino entre La Habana
    Vieja y Vedado-, pero no es el lugar más recomendable para pasear
    durante la noche. Es mejor llegar y marchar en taxi. En la capital
    cubana lo más recomendable es alternar de día por La Habana Vieja y de
    noche por Vedado, con obligadas excepciones como esta.

    Originalmente, paladares eran lo que regentaban aquellas familias que
    abrían sus hogares a extranjeros para cenar. Hoy en día es más fácil
    encontrar un paladar como tal en cualquier otro lugar de Cuba que en La
    Habana, porque los de la capital han terminado por convertirse en
    restaurantes convencionales, aunque conserven el nombre.
    No lejos de allí, en Zanja -a sólo unas cuadras en dirección al interior
    de la ciudad-, otro restaurante ofrece gastronomía cubana a muy buen
    precio: La Flor de Loto. Cuirosamente es un restaurante de chinos en el
    barrio chino, pero uno de los lugares a tener en cuenta en La Habana si
    se desea comer lo propio de la gastronomía local: ropa vieja, arroz,
    frijoles, yuca, ensalada de aguacate… Sus raciones son generosas. Y
    baratas. De hecho, siempre hay cubanos en el comedor, algo muy extraño
    en los restaurantes de la isla. Y no por que no les guste comer.

    La Flor de Loto fue fundada antes la revolución por una familia llegada
    de China, pero siguió en sus manos pese al triunfo de aquella debido a
    las simpatías que sus dueños profesaron desde siempre por los líderes de
    la guerrilla de la Sierra Maestra. Cuando el Comandante entró en La
    Habana en enero de 1959, la propiedad del negocio no les fue arrebatada.
    Siempre trabajaron allí y, de hecho, acaban de abrir otro restaurante
    junto al original, llamado La Mimosa, aunque especializado en
    gastronomía italiana. Se come bien, pero ¿Estar en la Habana y cenar
    pasta y pizza…?

    Frente al Capitolio, en el límite mismo entre Habana Centro y La Habana
    Vieja, otro restaurante goza de merecido prestigio: Los Nardos. No es
    bonito y, mucho menos, cómodo, pero sus camarones lo justifican todo.
    Los ponen un poco picantes: muy ricos. La incomodidad de Los Nardos
    tiene que ver con sus pesados muebles de madera maciza, con sus
    estrecheces, con la fuerza con la que activan el aire acondicionado…
    Imprescindible llevar jersey para cenar en Los Nardos. O un pañuelo.

    Hacia Vedado, la zona más recomendable para alternar durante la noche,
    hay otros restaurantes que también merecen la pena: El Hurón Azul, por
    ejemplo, en el punto exacto en el que comienza la Calzada de la Infanta
    desde el Malecón, y por ello muy cerca del Hotel Habana Libre, del Hotel
    Nacional y de la sala ‘El Gato Tuerto’ en la que uno puede acabar la
    noche escuchando boleros en vivo hasta las tres de la mañana; el
    Habáname, en la confluencia de Rampa con la Avenida de los Presidentes,
    lo que permite tomar un café o una copa, antes o después, en la terraza
    de la Casa Balear; o el Gringo Viejo, también muy cerca de la Avenida de
    los Presidentes y uno de los paladares más antiguos de la ciudad,
    ubicado entre el sótano de una casa y el patio. Aquí es donde hay que
    comer ropa vieja. Siempre figura en la carta, aunque no siempre lo hay.
    Muy cubano.

    Una carne que está muy presente en todos los restaurantes del país es la
    del pollo. Pollo, arroz y frijoles es lo que más comen los cubanos. Lo
    que más o, en muchos casos, lo único. Lo reparten en las colas del
    racionamiento, a razón de tres kilos al mes por persona. El pollo es
    también la especialidad de El Aljibe, un restaurante situado en un
    jardín próximo a la Quinta Avenida de Miramar. Es una zona de lujo para
    vivir, pero con menos interés para el turista que La Habana Vieja,
    Habana Centro o Vedado. Las mejores viviendas de la ciudad se encuentran
    allí, y también las mejor conservadas, aunque en ningún caso rivalizan
    en encanto con los viejos caserones de La Habana Vieja; los miradores
    galerías y balcones del Malecón; o los palacetes de mediados del siglo
    XX que pueblan todavía las calles de Vedado.

    En La Habana también se puede comer langosta en numerosos restaurantes
    de la zona antigua, particularmente en los situados en el triángulo
    formado por la tres plazas históricas (Plaza Vieja, Plaza de San
    Francisco y Plaza de Armas). Pero esa langosta no es como la de aquí, no
    sabe igual, no es barata tampoco y además desechan las cabezas, que para
    muchos es, como en el caso de la merluza, lo más sabroso de la pieza.
    Si, pese a todo, alguno se empeña en comerla, mejor hacerlo en alguna
    ciudad del sur de la isla, como Cienfuegos o Trinidad, que en La Habana.
    En Trinidad y Cienfuegos hay familias que, además de habitaciones, a
    menudo sirven langosta mediante encargo. Con un poco de suerte, ése
    puede ser el lugar ideal para cenar una langosta.

    ¡Qué aproveche!

    Source: Algunas propuestas para comer en La Habana . eldiariomontanes.es

    www.eldiariomontanes.es/planes/201601/02/algunas-propuestas-para-comer-20151231175936.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    January 2016
    M T W T F S S
    « Dec   Feb »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031
    Archives