La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Obama y los hermanos Castro
    AMÉRICO MARTÍN

    ¿Improvisación? ¿Taumaturgia? ¿Maniobra pueril para “ganar tiempo”?
    (cuando lo que ambos necesitan es no perderlo). ¡Qué va! A quien haya
    seguido de cerca los sobresaltos de la revolución cubana le será fácil
    advertir que el encuentro habanero de Obama y Raúl ha sido planificado
    detalladamente en la marcha ya difícilmente reversible de las
    negociaciones. En lo personal, forzado por la necesidad de llegar a la
    médula de un fenómeno que tan determinante fue para Latinoamérica y
    Venezuela, he dedicado largo tiempo al estudio de la historia de la
    accidentada Isla, que desde el gobernador Diego Velázquez hasta nuestros
    días se las ingenió para hacer valer su condición estratégica, ya que no
    es proveedora de oro y plata como otras regiones de la América hispano-lusa.

    Que EEUU levante el embargo y normalice sus relaciones con Cuba es un
    sentimiento compartido en casi todo el mundo, incluso en sectores de la
    colonia cubana en Norteamérica, cuya posición parece cada vez más
    realista, sin que ese sutil cambio afecte su hostilidad contra el modelo
    castrista. La apertura en sana paz de aquella fortaleza cerrada de
    ideología hermética, ha sido aceptada como posible y deseable no solo en
    razón de justicia y DDHH sino también por conveniencia geopolítica y
    oportunidad para la inversión.

    Invocando cinco décadas de dictadura revolucionaria, sangre vertida,
    propiedades confiscadas, separación forzada de familias, se sustentó la
    tesis de que con los Castro no habría diálogo posible, idea recogida en
    la Ley Helms-Burton que lo condicionaba a que ninguno de los célebres
    hermanos figurara en procesos de transición. El fidelismo mencionaba el
    embargo-bloqueo y Playa Girón para rechazar cualquier acercamiento,
    aunque no pocas veces lo solicitara. Remover semejantes obstáculos era
    complejo, pero el inmovilismo minaba la posición norteamericana y fue
    usado por Cuba para legitimarse. Que Fidel no diera su brazo a torcer y
    los gobiernos norteamericanos no hicieran del diálogo una agenda viva,
    estancó la situación ad infinitum.

    En puridad el viraje vino con Barack Obama en su segundo período, y Raúl
    Castro –oficialmente– desde abril de 2012, cuando el VI Congreso del PCC
    aprobó su programa y lo entronizó en el mando. Las causas y etapas del
    empoderamiento del silencioso Raúl las he analizado al detalle en mis
    obras La sucesión de Castro, una herida abierta (Alfadil, 2006) y
    Huracán sobre el Caribe. De Fidel a Raúl (UCAB 2013) Vale la pena
    revisarlas.

    El problema de los problemas –la resistencia de la mineralizada
    mentalidad conservadora– lo desarrollo en la segunda de esas obras.
    ¿Cómo erradicar esa lesiva mentalidad? Habría que ampliar el diapasón de
    las reformas extendiéndolo a los dominios político y cultural. El
    restablecimiento de una democracia pluralista respetuosa de los derechos
    humanos y la propagación de una plena libertad creativa. Es evidente que
    Raúl no quiere actuar en el tema de DDHH, con la celeridad que en
    justicia piden los exiliados y perseguidos. El engranaje lo paraliza. En
    todo caso la realidad debe disolver ese nudo. Estamos autorizados a
    esperarlo. Los acuerdos ya anudados, la presión de los interesados en
    invertir y cambiar el modelo, el anhelo de vivir mejor exacerbado en
    todos los estratos de la población, imprimirán una velocidad al viraje
    que podría sorprender a sus autores.

    Pese a todo, Fidel sigue siendo Fidel. Muchos de sus delfines fueron
    despedidos. Lage, Pérez Roque, Ramírez Estenoz, Valenciaga y otros, y el
    programa de su hermano es de ruptura, suave pero de ruptura. El
    fidelismo quedó al margen, pero Fidel puede retardar, prevenir,
    preocupar, como durante la inusitada visita del presidente de EEUU, que
    arrojó palabras disonantes en contraste con el recibimiento afectuoso
    que le brindó el pueblo cubano.

    No detendrán las negociaciones y se olvidarán tal vez con el anuncio de
    nuevos logros, pero por el momento golpean el vidrio de las ventanas.

    Los presidentes no presentaron la esplendorosa visita como la solución
    completa de seculares antagonismos. Un abrazo efusivo a la vera del
    avión hubiera sido excesivo cuando en Cuba la liberalización política
    sigue siendo pendiente. Lanzar gritos de júbilo o palmearse ruidosamente
    la espalda habrían sido manifestaciones barrocas hoy, quizá probables
    después. Los preparativos fueron estrictos hasta para dosificar la
    alegría. Se consolida la insuficiente reforma de Raúl y sus
    colaboradores, entre quienes sobresalen el destinado a sucederlo, Miguel
    Díaz Canel y el artífice de la reforma, Miguel Murillo. El proyecto
    recibió el aséptico nombre de Lineamientos de la política económica y
    social del partido y la revolución. Raúl Castro ha anunciado su retiro.
    Posiblemente la nueva generación acelere la reforma. Debe correr,
    derribando jinetes si fuere el caso. Cuba no puede regresar al
    anacrónico pasado ni dejar la tarea a medio hacer. Lo proclamó el
    hermano menor:

    Rectificamos o se acaba el tiempo de bordear el precipicio y nos hundimos

    Habrá pensado en los gatos de Den Xiaoping. El color no tiene
    importancia, siempre que cacen ratones. Aunque Fidel no lo crea, Cuba
    importa el 70% de los alimentos. Con reservas internacionales exangues
    la trampa se cierra. Se eliminan comedores populares, bajan rubros de la
    libreta de aprovisionamiento y se reducen los fondos para gastos
    sociales. Para CEPAL Cuba vive un nuevo Período Especial. ¿Se entiende
    por qué la noche quedó atrás?

    El 17-11-2005, Fidel quiso conjurar la amenaza. Sin mencionar a su
    hermano previno contra la reedición de una perestroika cubana.

    ¿Es irreversible la revolución? preguntó. Nadie respondió, pero el
    temido proceso se convirtió en línea oficial del partido. Al deslizar
    desagrado por el encuentro Raúl-Obama, Fidel repite aquella pauta. Raúl,
    probablemente repita la suya.

    Político y escritor venezolano.

    Source: Obama y los hermanos Castro | El Nuevo Herald –
    www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article69232622.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    April 2016
    M T W T F S S
    « Mar   May »
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
    Archives