La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Y ahora… nada
    Una ironía del destino es que quien redujo el consumo de sus súbditos a
    niveles de supervivencia haya muerto justamente un Black Friday, la
    fiesta del consumo
    Luis Manuel García Méndez, Houston | 26/11/2016 4:56 pm

    Desde que salí de Cuba, en 1994, la pregunta que más veces me han
    formulado es ¿qué pasará cuando muera Fidel Castro? Desde entonces han
    sido muchas las posibles respuestas, hasta llegar a la noche de hoy en
    que ocurrió lo que García Márquez, su gran amigo, llamaría Crónica de
    una muerte anunciada.
    Cuando se vio obligado a abandonar en 2006 lo único que amó en esta
    vida, el poder, comenzó una década de agonía, aderezada con sus
    “Reflexiones”, donde el político brillante que imantaba a las multitudes
    y seducía a una buena parte de la progresía mundial, demostró, palabra a
    palabra, su imparable deterioro intelectual. Posiblemente no haya en la
    historia universal un registro tan minucioso del retroceso mental,
    materia de estudio para los psicólogos del porvenir.
    Instalado desde siempre en la desmesura, el hombre que no dudaba en
    cometer discursos de seis o siete horas, el que instó a Kruschov, desde
    una pequeña isla, a iniciar el apocalipsis nuclear, sufrió una agonía
    también desmedida y la peor de sus pesadillas: contemplar su progresivo
    viaje hacia la intrascendencia, como ese antiguo mueble que heredamos de
    los abuelos y que nadie sabe dónde poner cuando empezamos a cambiar la
    decoración de la casa.
    Una ironía del destino es que quien redujo el consumo de sus súbditos a
    niveles de supervivencia haya muerto justamente un Black Friday, la
    fiesta del consumo, como si su deceso colaborara en la venta de
    periódicos y especiales noticiosos con sus interminables cuotas de
    publicidad. Su muerte, que acapara hoy las portadas de todos los
    periódicos, comparte protagonismo con las ofertas especiales de Amazon,
    Walmart y El Corte Inglés.
    Posiblemente a esta hora de la madrugada se estarán descorchando
    botellas largo tiempo añejadas en algunas casas cubanas (de cualquier
    geografía) y en otras (de cualquier geografía) se llorará la partida del
    Querido Líder, para decirlo en términos norcoreanos. Un suceso que
    quince años atrás habría sido inquietante, o que plantearía incógnitas
    difíciles de responder, es hoy intrascendente.
    Si alguien me preguntara hoy que pasará cuando muera Fidel Castro, le
    respondería, sencillamente, nada. En realidad, Fidel Castro lleva muerto
    al menos un lustro. Como en el caso de Lenin, lo que quedaba de él era
    un cuerpo momificado y una serie de manuscritos que, en la mejor
    tradición de los escritores y sus viudas, seguían rescatando de las
    papeleras en un intento de rentabilizar al difunto, si no económica, al
    menos políticamente.
    Cuando era pequeño, mi hijo llamaba al televisor “La casa de Fidel
    Castro”. En su ingenuidad (que quizás fuera una precoz sabiduría) creía
    que aquel señor barbado que hablaba sin cesar vivía dentro de la caja.
    Eso es Fidel Castro para el 70 % de los cubanos que han crecido con su
    imagen omnipresente, aunque poco a poco su influencia ideológica se
    fuera reduciendo a la de otros elementos del paisaje como las palmas
    reales, las ceibas o el marabú.
    Si de nuevo alguien me preguntara qué pasará cuando muera Fidel Castro y
    no se conformara con un simple “nada”, y exigiera explicaciones, le
    aclararía que durante los últimos años su hermano Raúl se ha encargado
    de ir desmontando pieza a pieza el sistema de subordinación absoluta a
    su persona que caracterizó el reinado de Fidel. Porque este último
    decenio ha sido un lento y dubitativo retorno al capitalismo de 1958,
    aunque sin su eficiencia, y con la pretensión de conservar el monopolio
    del poder, eso sí, al mejor estilo familiar.
    La única pregunta que nos queda por responder, y es algo de lo que nos
    enteraremos en los próximos meses, es si los retrocesos, indecisiones y
    timidez de las reformas raulistas ocurrieron motu propio o por
    intersección divina, es decir, de su hermano, quien, aun agonizante,
    seguía siendo el ángel tutelar del eterno secundario. Es decir, lo único
    importante que ocurrirá tras la muerte de Fidel Castro en que sabremos,
    por fin, quién es verdaderamente Raúl Castro (aunque ya lo sospechemos).
    Tanto sus enemigos acérrimos como su club de fans coincidirán en que
    Fidel Castro ocupa ya un lugar en la historia del siglo XX, aunque
    quizás no sea el sitio que él habría deseado. Tiempo al tiempo, la
    historia suele colocar a cada uno en su lugar. También coincidirán,
    amigos y enemigos, en que sin Fidel Castro Cuba sería menos conocida
    internacionalmente y los cubanos, posiblemente, más felices.
    Sus incondicionales situarán entre sus éxitos los sistemas de enseñanza
    y salud que acogen a toda la población, y culparán de su actual declive
    al imperialismo o al clima. Sus críticos alegarán que los cubanos no
    siempre estamos estudiando o enfermos.
    Otros legados de su mandato son una policía política extraordinariamente
    eficiente, el récord de longevidad entre las dictaduras de un continente
    pródigo en dictaduras y la universalización de lo cubano: dos millones,
    la quinta parte de los cubanos que pueblan el planeta, habita fuera de
    la Isla que un día fue el primer exportador mundial de azúcar y hoy es
    solo el primer exportador mundial de cubanos.
    Todo panegírico relaciona in extenso las obras y virtudes del finado, y
    este texto no podría ser menos, aunque los lectores me permitirán
    autocitarme. El 31 de octubre de 2007 publiqué en la revista Letras
    libres un artículo que se refería, justamente, al legado de Fidel
    Castro: “El ego como arquitectura”.
    En ese artículo decía que Fidel Castro compartió rasgos con muchos de
    sus homólogos: histriónico como Mussolini, a quien recuerda en su
    oratoria enfática, repetitiva y didáctica; tenía una noción mesiánica
    equivalente a la de Hitler; como Stalin, carecía de escrúpulos y estaba
    dispuesto a cualquier desmán para conservar el poder; fue tan hábil en
    el arte de la intriga y en tejer su propia leyenda como Mao, y, además,
    ejerció de líder planetario, síndrome que raras veces ataca a los
    caciques de naciones pequeñas.
    Sin embargo, a pesar de que durante medio siglo dispuso a su albedrío
    del presupuesto de la nación y de las ayudas internacionales, cuantiosas
    durante la mitad de su reinado, más que como un constructor, Fidel
    Castro se comportó como una brigada de demoliciones encargada de
    derribar las ciudades, especialmente La Habana, con la perseverancia de
    un Pol Pot en tempo de bolero.
    Ni siquiera, como sus amigos Saddam o Gadaffi, Fidel Castro levantó sus
    propios palacios. Prefirió ocupar y remodelar las mansiones abandonadas
    por la burguesía en fuga. Es cierto que se han edificado insultos
    urbanísticos, al estilo de Alamar, en casi todas las provincias, y que
    muchos podrían defender con sobradas razones su carácter emblemático,
    pero yo soy más piadoso y prefiero pasarlos por alto. Por otra parte, la
    restauración selectiva de La Habana Vieja es apenas la (presunta)
    recuperación de una memoria arquitectónica colonial, no solo ajena, sino
    en franco contraste con la (presunta) ideología revolucionaria. Los
    Chevrolets y Cadillacs de los 50 que ruedan por esas calles redondean
    una escenografía al servicio de los turistas, quienes se sumergen en un
    espacio virtual donde la Revolución no ha llegado ni, invocando a Carlos
    Puebla, el “Comandante mandó a parar” y donde, por tanto, no “se acabó
    la diversión”. El espejismo no prueba la existencia del oasis. Ningún
    turista, desde luego, aceptaría un tour por los centrales azucareros
    desmantelados, por las escuelas en el campo, como barcos clónicos
    encallados en los naranjales, o la visita a los restos fósiles de la
    central atómica de Juraguá, que nunca procesó (para nuestro alivio) un
    gramo de uranio. La Revolución que en su día vendió sobre planos la
    arquitectura del porvenir, ofrece ahora al contado un pasado de diseño.
    Durante medio siglo, Fidel Castro dilapidó enormes sumas en costear una
    agenda política de gran potencia —promover la insurgencia, comprar
    conciencias y perpetrar invasiones en tres continentes. Lo que quedaba,
    se destinó a una industrialización dependiente y obsoleta de nacimiento,
    y a desarbolar el país para convertirlo en un megalatifundio agrícola
    que, a pesar de las inversiones en maquinaria y productos químicos,
    nunca satisfizo la demanda. La universalización de la enseñanza, la
    atención médica y la hipertrofia militar son los grandes rubros del
    país. Pero el esmirriado cuerpo de la nación es incapaz de sostener una
    cabeza hidrocefálica y unos puños como mandarrias de cinco kilos.
    Mientras, las ciudades han involucionado hacia ruinas sin la grandeza
    del Coliseo romano. Pero la indigencia arquitectónica no se debe a la
    falta de medios. El líder cubano disponía de una contabilidad paralela
    que sufragaba sus caprichos: batallas de ideas, rescate de Elianes,
    campañas internacionales, e incluso, a fines de los 80, construir todo
    un polo científico con varios centros de investigación sin, como se
    dijo, “afectar el presupuesto nacional” —las arcas del Comandante se
    nutrían de la divina providencia.
    ¿Fue acaso voluntad de Fidel Castro, político narcisista, prendado de su
    propia imagen, legar a la posteridad un paisaje de ruinas? La respuesta,
    como los buenos cócteles, puede tener varios ingredientes.
    El primero, su odio a una alta sociedad habanera que nunca lo aceptó
    como a un igual y que desapareció rumbo al Norte abandonando la ciudad a
    su merced. Y Fidel Castro no perdona. Ni a una ciudad a la que
    pretendió, incluso, arrebatar la capitalidad del país. Ni a un antiguo
    camarada que decidió abandonar el séquito de incondicionales —Huber
    Matos, Mario Chanes de Armas—; ni al que demuestre la incompetencia del
    líder —Arnaldo Ochoa, estratega que ganó la guerra de Angola desoyendo
    las instrucciones de Castro; el ministro del Azúcar Orlando Borrego,
    tras vaticinar en 1970 el fracaso de la Zafra de los Diez Millones—; ni
    al carismático que robe cámara y protagonismo a la prima donna —Camilo
    Cienfuegos, Ernesto Guevara—; ni a un jefe de Estado que no le conceda
    la jerarquía que él mismo se atribuye —Eisenhower, Kruschov—; ni
    siquiera a un médico, un escritor o un deportista que “deserte” del
    cuartelillo nacional. No es raro que no perdonara a una Habana pecadora
    y frívola, pero donde los combatientes clandestinos, y no los
    guerrilleros de la Sierra, donaron la mayor cuota de mártires.
    El segundo ingrediente es su condición de no-estadista. Hitler soñaba
    con mil años de Tercer Reich, aun sin su presencia, y Albert Speer
    diseñó la capital del imperio. Fidel Castro desmanteló el Estado
    republicano y, como nunca estuvo dispuesto a someter su poder personal
    al imperio de instituciones que lo limitarían, se resistió a crear una
    estructura institucional, ni siquiera para que perpetúe su régimen. Fue,
    eso sí, un político atento a la conservación del poder absoluto a costa
    de la felicidad y el bienestar de los cubanos; a costa de abolir y luego
    trucar la democracia. Optó por el voluntarismo y la improvisación como
    leyes supremas de la república, con periódicos cambios de rumbo: obras a
    medias, proyectos inconclusos, imposible planificación a largo plazo,
    recursos al servicio de la política o de la “iluminación” de turno.
    Disfrutó del poder más absoluto hoy, ahora, y si no edificó el porvenir
    fue porque siempre lo supo un territorio ingobernable.
    El último componente del cóctel es la inflación de su ego. Desde muy
    temprano, Cuba no fue su objetivo, sino su plataforma de despegue
    internacional. La tribuna desde donde proyectar sus ambiciones, primero,
    continentales, y luego, universales. Cuba fue, también, su alcancía
    —fondos propios o depositados por los “países hermanos”, desde la Unión
    Soviética hasta Venezuela— para costear su agenda de gran potencia: un
    servicio de inteligencia y de relaciones internacionales hipertrofiados;
    la adquisición de intelectuales, sindicalistas, políticos e incluso
    gobiernos dóciles; la promoción de la insurgencia; la implementación de
    campañas internacionales, y, llegado el caso, las invasiones —armadas y
    desarmadas— para crear o consolidar zonas de influencia.
    Fidel Castro comenzó a edificar el monumento a sí mismo en la mente de
    los cubanos pero, en la medida que se fueron desencantando —hasta el
    punto de aguardar su muerte como quien espera a que escampe la Historia,
    venga la inclemencia que venga—, exportó la obra a la mente de una
    extensa y difuminada red de fans que rentabiliza su discurso
    reivindicativo sin padecer su práctica totalitaria. Construyó un poder
    que rebasaba con mucho los límites de la Isla, y una imagen, una
    mitología, cuidadas hasta el detalle. Ese ha sido, con diferencia, el
    mayor éxito de su mandato. Arquitecto de su propio ego, Fidel Castro es
    la única obra perdurable de Fidel Castro.
    Google arroja 23.400.000 entradas para “Fidel Castro”; cinco veces más
    que las de “Gorbachev” (4.810.000) y veinticinco veces más que las de
    “Mao Zedong” (641.000). Aunque todavía es superado con creces por los
    36.000.000 de entradas de “Stalin”.
    El Comandante no ha legado un zigurat ni una pirámide, ni un museo
    monumental o una torre emblemática, ni la configuración institucional de
    un país, ni un ideario o un Manual de Instrucciones para los fidelistas
    del porvenir —no hay Libro Rojo, ni Idea Juche, ni ¿Qué hacer?
    leninista, ni Mein Kampf—. Su programático alegato, La historia me
    absolverá, ya no se reedita, y sus infinitos discursos, acompasados a
    los vaivenes de la coyuntura política, se han convertido en arte
    efímero, y algunos están clasificados como lectura restringida,
    herética, en la hemeroteca nacional. Si acaso, aunque menguante en su
    vigencia, la única obra publicada por Fidel Castro que se ha perpetuado
    hasta nuestros días es la Libreta de Abastecimientos, el documento más
    emblemático de este medio siglo.

    Source: Y ahora… nada – Artículos – Opinión – Cuba Encuentro –
    www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/y-ahora-nada-327807

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    November 2016
    M T W T F S S
    « Oct   Dec »
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    282930  
    Archives