La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    El Estado se ‘entretiene’ jugando con el racionamiento
    La corrupción en las redes de comercio deja sin comida a los cubanos
    Jueves, enero 19, 2017 | Alberto Méndez Castelló

    LAS TUNAS, Cuba.- La dirección provincial del ministerio del Comercio
    Interior en Las Tunas publicó una nota de prensa recién comenzado el
    nuevo año diciendo: “A partir del primero de enero de 2017, se implanta
    un reordenamiento en la distribución normada del pollo y pescado que
    recibe la población, unificándose las normas en distribuciones del
    producto pollo, (…) con modificaciones en los ciclos de entrega”.

    Según la nota de prensa, este reordenamiento “no implica afectación a
    las cantidades per cápita anuales que actualmente se distribuyen” de
    pollo a la población a través de la cartilla de racionamiento.

    “Cada consumidor recibe al año 7 libras y 4 onzas de pollo por la
    libreta (cartilla de racionamiento), de las que 6 onzas mensuales
    sustituyen al pescado, que es el llamado pollo por pescado. Ahora eso no
    se afectará, la población recibirá la misma cantidad de pollo, sólo que
    con menos frecuencia”, dijo un empleado de comercio entrevistado para
    este reportaje.

    La información gubernamental dice que, aunque la zona rural “mantiene
    las mismas distribuciones”, la población urbana sólo recibirá 10
    raciones anuales de 230 gramos per cápita de pollo y nueve raciones de
    345 gramos per cápita, especificando los meses que cada municipio de la
    provincia Las Tunas no recibirá pollo por la cartilla de racionamiento,
    de los que citamos tres municipios a modo de ejemplo:

    “Manatí no va a recibir el producto (pollo) en los meses de marzo y
    junio y recibirá la vuelta (ración) de 230 gramos en el mes de abril”.

    “Puerto Padre no va a recibir el producto en los meses de marzo y junio
    y recibirá la vuelta de 230 gramos en el mes de abril”.

    “Las Tunas no va a recibir el producto en los meses de mayo y octubre y
    recibirá la vuelta de 230 gramos en el mes de abril”.

    ¿Por qué esos cambios en la distribución del pollo racionado si al final
    el consumidor recibirá igual ración, sólo que un poco más tarde?,
    preguntó este corresponsal a un empleado gubernamental de comercio,
    respondiendo éste:

    “Mire, la semana pasada, en Puerto Padre, en unas 30 cajas de pollo de
    15 kilogramos, había 65 libras de hielo, y eso es pollo que faltó en el
    mostrador, a media libra por persona, son 130 consumidores que no
    recibieron la cuota. Y ese no es un caso raro, eso siempre pasa, en
    mayor o menor medida, pero sucede; entonces, disminuyendo las vueltas
    (entregas mensuales) solamente no se ahorra combustible en la
    transportación, sino también se ahorra pollo, un pollo que no llega a
    los consumidores porque coge por otro camino.”

    ¿Pollo robado quiere decir usted?

    “Seguramente, y yo creo que el robo del pollo comienza antes de llegar a
    Cuba. Imagine que alguien diga al proveedor: ´en cada caja un poco más
    de hielo y un cuarto de pollo menos y la ganancia nos la dividimos a
    partes iguales´. ¿Usted sabe cuántas toneladas suman u cuarto o dos de
    pollo por cada caja? Millones. Y luego aquí ya usted sabe: sobran los
    que meten la mano en las cajas de pollo, y por eso falta pollo al
    consumidor y sobra hielo en la carnicería”.

    Según la describe el empleado de comercio, parece esta una solución para
    disminuir las pérdidas por robos de carne de pollo al estilo de Poncio
    Pilatos, y este es el parecer de los menos favorecidos.

    “Ahora cuando usted pregunte en la carnicería uno de estos meses, ya sea
    marzo o junio, ¿cuándo llega el pollo?… el carnicero dirá: Pollo, el mes
    que viene. Y eso no es ninguna gracia para los viejos como yo, que no
    podemos comprar nada caro porque vivimos de una chequera (pensión de
    jubilados)”, dijo Ernestina, una octogenaria.

    “Coja usted una chiva (cabra) y amárrela a comer en buen pasto por la
    mañana. Quizás usted piense que la chiva tendrá yerba para dos días.
    Pero la chiva comerá hasta donde dé la soga. Y por la tarde la chiva ya
    no tiene yerba. Igual pasará con la cuota (racionada) de pollo de un mes
    para otro. ¿A quién se le ocurre que gente necesitada puede guardar
    comida de un mes para otro? No, ahora mucha gente se pasará un mes sin
    probar un pedacito de pollo, no porque no quiera comerlo, sino porque no
    tiene con qué comprarlo”, opinó José, un obrero agrícola estatal,
    jubilado con una pensión equivalente a unos diez dólares al mes.

    Según dijo recientemente a los medios el ahora saliente vocero de la
    Casa Blanca Josh Earnest, desde diciembre de 2014 “se había iniciado
    comercio por más de $ 6 000 millones entre Cuba y Estados Unidos, lo que
    obviamente ha tenido un importante beneficio aquí (en Estados Unidos)”.

    Apreciando que el grueso de las exportaciones de Estados Unidos a Cuba
    fueron despachos de pollo, soya y maíz, lo que según el vocero de la
    administración Obama “ha tenido un importante beneficio” para los
    estadounidenses, cabe apuntar que las relaciones Obama-Castro no han
    sido igualmente beneficiosa para los cubanos y baste un ejemplo:

    Quienes dependen de la cartilla de racionamiento en Las Tunas, que no
    son pocos, dos meses de 2017 no tendrán una ración de pollo en sus
    platos, con todo y las buenas intenciones de los demócratas en Estados
    Unidos y de los “comunistas” cubano-estadounidenses.

    Source: El Estado se ‘entretiene’ jugando con el racionamiento | Cubanet

    www.cubanet.org/actualidad-destacados/pollo-por-pescado-y-hielo-por-pollo/

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    January 2017
    M T W T F S S
    « Dec   Feb »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
    Archives