La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    Las dos Cubas
    ELISABET SABARTÉS | La Habana | 11 de Enero de 2017 – 08:53 CET.

    Yardiel y Osmani conversan en el asiento delantero del viejo Chevrolet
    azul cobalto que avanza a trompicones por una estrecha carretera entre
    plantíos infinitos de caña madura. Ponderan las ventajas y los
    inconvenientes de la lucha por la subsistencia en la capital y en el
    campo. Lo bueno y lo malo de la gran ciudad, sometida ahora a una
    creciente presión migratoria por la llegada de miles de provincianos en
    busca de oportunidades, y de la Cuba rural, cercada por el subdesarrollo.

    No llegan a ninguna conclusión: cada quien prefiere lo suyo, aunque los
    dos se ponen de acuerdo cuando el palabreo deriva hacia las grandes
    lacras del “sistema” que les impiden progresar: sueldos miserables,
    impuestos altísimos, falta de internet libre y corrupción generalizada.

    Yardiel, habanero de 23 años y chófer de taxi privado, se queda
    pensativo al volante, observando a los trabajadores de un pelotón de
    zafra que descansan en un carromato destartalado después del almuerzo.
    La temporada de cosecha arrancó hace pocas semanas en estas tierras de
    Ciego de Ávila, agobiadas por una sequía pertinaz.

    Osmani, que nació en la comarca hace 30 años y practica el pluriempleo
    como mecánico electricista y técnico de laboratorio en un policlínico
    local, atribuye la falta de lluvia al cambio climático. Vive en un
    municipio cercano, donde funciona un central azucarero que se salvó del
    cierre masivo de plantas de molienda organizado por el régimen a partir
    del 2002 para “reestructurar” la industria y elevar su rendimiento. Como
    muchos otros planes económicos del socialismo tropical, ese también
    fracasó y Cuba —que antes de la revolución era uno de los mayores
    productores de azúcar del mundo— el año pasado solo fabricó 1,6 millones
    de toneladas de refinado, menos de lo que logró en 1912.

    La enorme columna de humo blanco y espeso que exhala la chimenea del
    ingenio surca en horizontal la inmensidad del cielo hasta perderse de
    vista. El aroma del vapor, dulzón y ahumado, impregna el aire cargado de
    bagacillo, una bruma imperceptible de partículas de fibra de caña que
    cae sobre la pequeña ciudad durante la molienda. Día y noche.

    Desde que la fábrica fue construida en el año 1916, todo allí gira en
    torno al azúcar. Aunque la crisis del sector —una de las principales
    fuentes de ingresos para la economía nacional, después de la exportación
    de médicos, el turismo y las remesas familiares— ha traído fuertes
    recortes de personal. Hace un año, el ingenio prescindió del 30% de sus
    trabajadores y, de los cuatro turnos de ocho horas que daban continuidad
    a la producción, se pasó a tres tandas de doce horas.

    “Yo no estuve de acuerdo, lo dije en la asamblea, pero aquí nadie se
    queja”, masculla Oldanier, un empleado, entre vahos de aguardiente
    extremo, mientras juega a los dados con Usniel, un vecino que trabaja en
    los servicios de mantenimiento municipal. Los dos viven en las
    cuarterías que circundan la fábrica, hileras de habitáculos adosados de
    cuatro por cuatro metros, sin agua corriente por falta de grifos en
    baños y cocinas, pero que el Gobierno entregó como obra terminada.

    Los despidos en la central dejaron a decenas de empleados en la calle,
    que han pasado a formar parte de la legión de cuentapropistasque se
    buscan la vida fuera de la nómina del Estado. “Aquí no es como en La
    Habana, tenemos pocos negocios independientes porque hay mucha escasez
    de productos y los que se encuentran son carísimos”, explica Osmani.

    A diferencia de la capital, donde abunda el mercado negro en divisas, en
    el campo cubano la oferta para el consumo es limitada. En cambio, el
    acceso a los artículos básicos no regulados —los que nos están en la
    exigua lista de víveres de la libreta de racionamiento— es más fácil y
    económico. Por la proximidad a la tierra y a los campesinos que la
    trabajan en usufructo y venden en el mercado libre parte de su
    producción, una vez han cumplido el volumen de entrega pactado con el
    Estado. Aunque la mayoría se salta la regla, igual que los precios
    máximos de venta, porque no tienen otra forma de cubrir gastos.

    “Si el inspector te coge, hay que darle un menudo por abajo. Lo mismo
    pasa con los taxis. Aquí tenemos cincuenta carros que se dedican a eso y
    solo uno con licencia”, dice Carlos, agricultor por cuenta propia, con
    más de 15 hectáreas sin sembrar por falta de agua.

    “He sido revolucionario toda mi vida, he cumplido con ellos, pero ahora
    que necesito que lleven una línea eléctrica hasta la turbina de mi pozo
    para poder regar, pretenden cobrarme 6.000 CUC. Aquí falta de todo:
    fertilizantes, fumigaciones, repuestos… Nos entregan una tercera parte
    de los insumos necesarios. Trabajamos con yuntas de bueyes y tractores
    MZT soviéticos de los años 60 porque no se nos permite importar nuevos.
    Ya no se puede ser más ovejita, hay que defender lo de uno”, se explaya.

    Yardiel, el joven taxista habanero, escucha y asiente. “Estos son los
    logros del compañero que se acaba de morir”, ironiza, sin mentar a Fidel
    Castro. Tampoco se asombra de que en las calles de la pequeña ciudad
    provinciana escaseen los automóviles y que en su lugar circulen carros
    tirados por caballos, bicicletas y alguna que otra moto china. Conoce el
    campo porque se crió en un pueblo de oriente, pero emigró de niño a la
    capital con su madre recién divorciada.

    Igual que lo hacen ahora decenas de miles de cubanos del este del país
    que llegan a La Habana huyendo de la miseria o buscando la forma más
    rápida de irse al extranjero, el mayor anhelo de una gran parte de los
    jóvenes de la Isla. Muchos de ellos, ciudadanos ilegales en su propio país.

    En Cuba no hay libertad de tránsito y está prohibido desplazarse de una
    provincia a otra sin un permiso especial de la autoridad, previa
    demostración de que se cuenta con un domicilio en el lugar de destino o
    con alguien que se compromete a hospedar al recién llegado. La mayoría
    de los inmigrados no cumple con ninguno de los requisitos y se instala
    en los barrios periféricos de La Habana, donde el control policial es
    más laxo que en las áreas rurales. La ciudad, además, les ofrece un
    abanico de oportunidades mucho más amplio que la provincia. Allí, pueden
    emplearse en algún negocio de la incipiente clase media urbana o
    conectarse a los dólares del turismo —un sector minúsculo en la zona
    oriental— y a sus actividades colaterales, como el trapicheo de
    cualquier alijo, la prostitución o la venta de drogas. En las calles más
    transitadas de la capital, los dealers ofrecen ya abiertamente su
    mercancía: un gramo de cocaína por 120 CUC y una bolsita de marihuana
    por 30 CUC.

    El aluvión —que según estimaciones no oficiales habría disparado la
    población de la capital hasta cerca de los tres millones de habitantes—
    es joven, pobre y, casi siempre, de raza negra.

    Su llegada en masa en los arrabales de la ciudad está provocando
    tensiones sociales y brotes de delincuencia, que el régimen se empeña en
    ocultar. Casos como el que sucedió en pleno duelo por la muerte de Fidel
    Castro en el barrio de El Cerro, cuando tres sujetos armados con
    pistolas entraron de noche en una bodega estatal de alimentos, ataron al
    vigilante con un cable eléctrico y se llevaron todo lo que pudieron. Los
    medios oficiales obviaron el incidente, pero la gente del lugar lo
    comentaba alarmada.

    “En los barrios hay de todo. Drogas, armas, mercancía robada… lo que
    quieras”, asegura Yardiel, que vive en La Lisa, uno de los focos rojos
    de La Habana. Dice que en el campo siente mayor seguridad, aunque se
    inquieta por el férreo control social que el régimen aplica en la Cuba
    profunda, al enterarse de que la policía municipal ha llamado a cuentas
    al propietario de la habitación donde se hospeda un periodista.

    También le fastidia que en la pequeña ciudad azucarera no haya un solo
    espacio público de conexión wifi, mientras en la capital ya son más de
    30. Esa misma frustración siente Osmani, el mecánico, que se informa a
    través del Paquetesemanal y su terabyte de material digital vendido en
    el mercado clandestino y repleto de series de televisión, películas,
    reality­show, documentales y aplicaciones pirateadas.

    En cambio, valora la tranquilidad de la provincia. “Aquí no hay asaltos,
    el peor delito es robar o matar una res. Si te agarran, te puede caer
    más cárcel que por asesinar a una persona”, explica. Y en efecto, el
    “hurto o sacrificio de ganado mayor”, como dice la ley, es penado con
    hasta 20 años de prisión.

    Fuera de esa transgresión, ni Yardiel ni Osmani dudan un segundo en
    abrazar la ilegalidad y llenar el tanque del Chevrolet azul con diesel
    estafado a alguna empresa oficial de transporte, que se vende a mitad de
    precio gracias a una intrincada cadena de corrupción que involucra a
    miles de personas en todo el país.

    La Habana, donde escasea el combustible, está a casi 500 kilómetros.
    Ellos argumentan: “Ya tú sabes…, el Gobierno hace como que nos paga y
    nosotros hacemos como que trabajamos. Por eso todos los cubanos le
    robamos al Estado. Aquí eso no es un delito, es una necesidad”.

    Este reportaje fue publicado originalmente en el periódico La
    Vanguardia. Se reproduce con autorización de la autora.

    Source: Las dos Cubas | Diario de Cuba –
    www.diariodecuba.com/cuba/1483439806_27836.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    January 2017
    M T W T F S S
    « Dec   Feb »
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
    Archives