La libreta del hambre
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Recent Comments

    La obsesión por la papa
    MARTA REQUEIRO, Miami | Marzo 10, 2017

    La papa con el terrón de tierra pegado pesa más. La balanza adulterada,
    quizá el desnivel en la meseta y no sé qué otras cosas más hacen que 10
    libras que dan de ésta vianda por la libreta ?de Pascua a San Juan? se
    queden en ocho cuando al llegar a casa les sacas la tierra y las pelas.
    ¡Ya faltan dos! ¿Vas a ir a reclamar después de pasar el día entero en
    la cola viniendo a la casa solo para ir al baño? No. Entonces, dos
    libras que te quitan a ti y dos al otro ya son cuatro que se quedan.

    Si eres considerado un socio por el del puesto, éste pasa después por la
    casa proponiéndote comprar un poco más de papas a sobreprecio, y
    accedes. ¡Qué cara! Todo es pura sobrevivencia y, aunque es duro
    reconocerlo, lo que más interesa es que la familia se alimente.

    ¡Otro dilema se crea ahora en la cabeza!

    — ¿Cómo hago? ?le dices cuando llega al frente de la casa y te
    llama?.¿Tú me las traes o yo voy? ¿Cuánto cuesta la libra?

    — ¡Tú’tas loca! ¡Tienes que ir ya casi a la hora de cerrar! La cosa está
    mala. Espera bien tarde, cuando vaya quedando poca gente y haz la colita
    que haya. Ahí te las doy y tu me pagas a cinco pesos la libra. ¿Entendiste?

    — ¡Claro!

    Ya sabía que tenía que ser artista, fingir ante los vecinos que me
    encontrara en la cola que no había llevado a casa el apetecido producto.
    Yo que era de las primeras que corría al oír el grito de “¡Llegaron las
    papas!”, y me quedaba “clavada” en el puesto hasta que me tocara. Ese es
    un día perdido de hacer otras cosas, ayudar a los muchachos con las
    tareas, por ejemplo.

    Esperaría entonces al segundo día de venta, que ya la cola estaría
    aflojando. Mucho mejor ir tarde ?pensaba? para toparme con menos
    vecinos. Llegar del trabajo, recoger los muchachos de la escuela y
    dejarlos con mima. Ponerme zapatos cómodos, agarrar un par de jabas y salir.

    A la hora de pedir el último en la fila, seguro no faltaría el gracioso
    que ?con picardía en la mirada? me dijera: “¿Y tú todavía no has cogido
    las papas?”. Y de nuevo tendría que ser actriz y responder con
    naturalidad y un gesto despreocupado: “No”.

    Esa tarde lo tenía todo planeado, fríamente calculado; pero cuando
    llegué al agro ya habían cerrado. Nunca se sabe realmente la hora del
    cierre, porque si hay mucha gente hacen maratón, como pasa el primer
    día, pero ya después hacen cumplir el horario o se van antes.

    Al tercer día de la venta no esperé tan pegado a la hora del cierre para
    ir. Esta vez no fallé. Había pocas personas ?cuatro gatos, como dice la
    vieja. Traté de que me atendiera ese con el que tenía el trato.

    Le dije a la señora de atrás: “pase usted, prefiero que me atienda el
    otro”. Y ella me contestó: “¡Va!, da lo mismo, una papa más o una menos”.

    Puse la libreta en el mostrador, mi nuevo socio -el dependiente-, fingió
    marcar sobre la casilla ya marcada, fue a la parte trasera del local a
    traer más papas. A medida que el depósito de la pesa se iba llenando con
    los mejores tubérculos escogidos, multiplicaba cada libra que veía
    marcada en el brazo por el precio acordado. La adrenalina, por el miedo
    de estar haciendo algo indebido, crecía y tenía la sensación de estar
    “desempolvando” la tabla del cinco, con dificultad por el mismo motivo.

    Con temblores, me hice un ovillo para que nadie viera la manipulación de
    los billetes, los enrollé para entregárselos al dependiente, pagué y me
    fui a casa.

    Me di cuenta de que me había echado la misma cantidad que por normativa
    le correspondía a mi núcleo familiar. ¡Lógico! Si llega un inspector de
    pronto, no hay ninguna violación a la vista. ¡Todo bien pensado por
    parte de ellos también! ¡Esto no lo para nadie!

    Me alejé cargando las papas y un orgullo del que hoy me arrepiento.

    Puedo comparar lo que se siente cuando uno hace algo ilegal en Cuba con
    una sensación de triunfo, de haber ganado algo. Lo que realmente ganamos
    es subsistir y que nos tratemos como enemigos entre nosotros mismos, nos
    vigilemos y delatemos. No nos damos cuenta de que así contribuimos a
    apuntalar al régimen y a perpetuar su poder sobre nosotros.

    Hoy me comentó una vecina que había hablado con su sobrina, que vive en
    La Habana, y que ahora la libra de papa en el mercado negro está a ocho
    pesos, que, con suerte, le entran dos papitas por libra.

    Recordé entonces aquella vivencia. Casi veinte años después de irme de
    allí, viendo las noticias, veo que todo sigue igual o peor. La gente
    aglomerada, discutiendo, casi matándose, en los puntos de distribución
    de La Habana Vieja, donde había llegado ?¡por fin!?, como un recuerdo
    del pasado, la papa.

    Source: La obsesión por la papa –
    www.14ymedio.com/sociedad/obsesion-papa_0_2178382141.html

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Calendar
    March 2017
    M T W T F S S
    « Feb   Apr »
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
    Archives